Saltar al contenido

EPOC, un nuevo enfoque para tratar una epidemia oculta

epoc

Los participantes en el Foro ABC Salud abogaron por un cambio de mentalidad, más impuestos al tabaco y financiación de los tratamientos para dejar de fumar.

tabaco1_280.jpgResulta interesante analizar las conclusiones a las que han llegado el grupo de expertos reunidos en el Foro ABC Salud la semana pasada. El objetivo era claro: debatir sobre la forma actual en que se aborda la EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, y reclamar un giro en la forma de manejarla. Una enfermedad que cada año mata a 2,5 millones de personas y que está directamente relacionada con el consumo de tabaco. No hay que olvidar que afecta a 1,5 millones de españoles y que el 90% de quienes la padecen son o han sido adictos al tabaco.

Relegada de atención

Para los expertos reunidos (neumólogos, médicos de atención primaria, industria farmacéutica y miembros del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo), la EPOC está directamente relacionada con el tabaquismo y, aunque se trata de un riesgo evitable, se demoniza hasta tal punto al que fuma que la han relegado de atención.

Así, se analizó la nueva ley en trámite parlamentario que prohibirá fumar en los espacios públicos cerrados. Los participantes aseguraron que si sale adelante como está redactada, se seguirán sin financiar los tratamientos para dejar de fumar y España seguirá siendo “el estanco de Europa por tener el tabaco más barato del mundo desarrollado”, lamentó Juan Ruiz Manzano, presidente de la Sociedad Española de Neumología.

Según los expertos, si se financiaran los tratamientos para dejar de fumar se multiplicarían por tres las posibilidades de que un fumador dejara el hábito.

Tabaco más caro

La consejera de Sanidad de Cataluña, Marina Geli, abogó por “tratar el tabaquismo como la hipertensión o el colesterol, como un tratamiento preventivo para evitar complicaciones. A nuestros mayores les facilitamos medicamentos para el colesterol y la hipertensión más allá de los 80 años y no lo hacemos con los fumadores».

Además, coincidió con los presentes en la conveniencia de aumentar el precio de los cigarrillos por medio de impuestos más altos y aprovechar ese aumento en la recaudación para financiar la sanidad pública.