Saltar al contenido

Impuestos: política fiscal sin cabeza

impuestos
Segun el diccionario de la RAE. impuesto (Del part. irreg. de imponer; lat. imposĭtus).  2. m. Der. Tributo que se exige en función de la capacidad económica de los obligados a su pago.
  • directo.1. m. El que grava las fuentes de capacidad económica, como la renta y el patrimonio.
  • indirecto.1. m. El que grava el consumo o gasto.
  • revolucionario.1. m. Sistema montado por una organización terrorista para financiarse mediante extorsión y amenazas.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

¿Tiene algún limite el estado en la cantidad de impuestos que puede hacer pagar a los ciudadanos?.

Parece ser que NO, hasta el punto que se puede convertir el estado en revolucionario por las leyes de los políticos, el estado se financia mediante extorsión, amenazas, desahucios y demás medios represivos.

¿Como se dice de los políticos que malgastan, incumplen los presupuestos, mienten,engañan y se quedan por medio de métodos turbios con dinero publico?.

Entre ellos se llaman políticos de nivel, los ciudadanos los llamamos malnacidos, ladrones.

Ademas tienen la habilidad de retorcer las leyes presionando al sistema judicial, demorando los actos juridicos para alegar prescripción y en su caso, el indulto para solucionar los “errores judiciales”, todo un ejemplo.

No se debe defraudar con los impuestos, se debe pedir la responsabilidad publica de su uso y gasto, una factura no debe ser escusa de justificación, ademas de facturas falsas hay facturas no justificables.

No te puede pedir la administración el pago de cantidades que ella misma te debe y debería ser compensable, lo bueno de esto es que cada día menos proveedores se la juegan con la administración, si no adelantan el pago no hay suministro.

¿Cuanto podían bajar los presupuestos si la administración pagase al contado?, y de verdad hubiese competencia, nos quedaríamos asombrados, entre un 20-40% de bajada, también ellos nos podrían bajar los impuestos a nosotros, pero no lo veremos, la eficacia y el sentido común se pierde en la administración.