Saltar al contenido

Mujeres trabajadoras… la educación y la ciencia también es para nosotras

mujer trabajadora

Como mujer trabajadora y emprendedora no podía dejar de escribir un post dedicado a nosotras, las mujeres trabajadoras. Y especialmente me referiré especialmente hoy a las valientes emprendedoras, a las pacientes educadoras y a las científicas luchadoras.

No pretendo ser la activista de ningún grupo feminista, pero es cierto que nos encontramos en el siglo XXI y continuamos con la celebración de un día que es necesario recordar y conmemorar, porque todavía hay a quién se le olvida que ser mujer es sinónimo de espíritu de lucha, de agallas y constancia. Y no es que se les olvide sólo a los hombres, porque también hay mujeres que no se creen capaces de ser lo que desean, y eso es un gran error.

A las educadoras les digo: “Pero qué grandes que sois” La educación, algo que a la mujer se le da fenomenal ya que, evidentemente por tradición a lo largo de la historia hemos estado a la cabeza de la educación de los niños, al principio, y posteriormente de los jóvenes en las escuelas. Y no es nada vergonzoso, sino al contrario porque, tener el honor, el poder de guiar a nuestro futuro, a nuestra cultura, nos ha ayudado a construir personas con grandes valores.

A las investigadoras, científicas, ingenieras y un largo etc., les digo que desde hace tiempo hemos estado intentando dejar de jugar con cocinas de juguete y empezar a jugar a ser científicas, a inventar y emprender como ninguna otra persona. Porque lo llevamos dentro, y aunque la tradición se empeñe en comprarnos muñecas, nosotras seguiremos jugando con casas solares.

Al resto de mujeres, trabajadoras o no, que hoy no se encuentran o no ven el camino hacia donde caminar, a ellas no les hablo, sino que les grito que si quieres algo y lo tienes claro, ¡Ve a por ello! No esperes a que pase, ni te lamentes por lo que no puedes conseguir, porque si lo has pensado eres capaz de lograrlo. Creo en esto más aún hoy, en que la crisis hace que los espíritus se encuentran algo decaídos y que los sueños parecen más lejanos.

Y aunque haya quién se empeñe en decirnos que no podernos, que no debemos o que no es nuestra función, estamos aquí y nos hacemos escuchar.

Para mí, no hay más pérdida que lo que he dejado pasarel resto de cosas que dicen que he perdido sólo es una prueba de que estoy luchando, y de que cada vez estoy más cerca de logar un sueño… mi sueño.